demofilo.com

  • Aumentar tamaño del tipo
  • Tamaño del tipo predeterminado
  • Disminuir tamaño del tipo
Inicio Textos de los alumnos Va por ti, mi motero del alma

Va por ti, mi motero del alma

E-mail Imprimir PDF

   Hola Eduardo ¿Cómo estás?

    Desde hace tiempo deseaba hacerlo, necesitaba escribirte una carta, tu carta, porque sé que la esperas y ya es hora que la recibas; lo que pasa, es que me retrasé en enviártela.....Lo cierto es que no sabía que dirección poner y tenía miedo que mis letras  se perdieran en el camino, pero ahora que sé que te llegará, he decidido mandártela, perdona mi retraso.

    Tengo tanto que decirte... Ya sabes que no soy de muchas palabras, pero intentaré decirte lo esencial, con estas pocas letras impregnadas de la emoción que siento al escribirte, al pensar en ti, de lo mucho que te extraño, del dolor de tu ausencia, al mismo tiempo, siento intensamente esa emoción, con la serenidad que me trasmites, la que me empuja, la que sostiene nuestro alma. ¿Recuerdas el relato que escribiste, ”el sueño” ? Conseguí recuperarlo, lo leí, me gustó mucho, me llamaste, la morena de tus sueños, qué bonito, muchas gracias, para mí ha sido un honor y una dicha ser partícipe de tus sueños.

 

   En ocasiones, he soñado que hablaba contigo, porque tenía algo importarte que decirte y te llamaba, pero tú no estabas; yo seguía buscándote pero no te encontré, entonces al despertarme me daba cuenta de que te sentía muy cerca, pero tan lejos... Sabía que estabas de viaje, ese largo que has hecho de ida....Con ese sentimiento que me invade por dentro, te digo: te quiero, que no hay distancias ni ausencias, en este amor que emana de todo mi ser, con ese estado de ánimo y la pulcritud de un lamento....

   Mi querido motero, toma mi mano bien fuerte y no la sueltes, quiero sentirte en un abrazo consolidado, anda...... ¿Quieres algo? Claro que sí, no necesitas mendigarme nada y menos amor. Aquí lo tienes, mi beso, un beso muy suave en tus labios.

   Recuerda, amor mío, ten cuidado con las curvas, no derrapes mucho, que sólo llevas dos ruedas; te conozco bien y sé que te emocionas mucho. No olvides hacerme ráfagas desde el cielo, estaré esperando.

   MªSol